Cómo trabajamos la fuerza de una forma equilibrada y sana

En Yoga, sobre todo en estilos muy físicos como el Ashtangayoga, trabajamos no solo la flexibilidad – el fin no es llevar la pierna detrás de la cabeza – sino también la fuerza. Aun así, los practicantes de yoga normalmente no desarrollan mucha masa muscular. Lo que es la clave para conseguir esa fuerza es el trabajo interno de la coordinación intra- e intermuscular y utilizar las cadenas musculares, manteniendo el cuerpo como un conjunto, evitando de esa forma sobrecarga en algunos puntos específicos. Otro aspecto muy importante es el equilibrio de la tensión muscular. Antes de trabajar sobre una articulación con fuerza deberíamos quitar tensiones innecesarias para evitar que esa se lesione por ser comprimida de una forma inadecuada.
 
Con una musculatura equilibrada es mucha más fácil ganar fuerza por lo cual la introspección en el yoga te puede ayudar a percibir aquellos tensiones y a trabajar sobre ellos. 
 
La fuerza a la que me refiere no se mide en cuanto peso puedo subir sino en cómo puedo manejar a mi cuerpo, utilizando su potencial optimo sin malgastar la energía. Para vivir sano y feliz la sensación de tener energía de sobra es una componente importante. Con energía de sobra crece la creatividad, crece la atención y surgen nuevas ideas. Con ese tipo de fuerza que estamos generando en el yoga, la que genera energía,  fortalecemos el cuerpo en todas sus facetas. Creamos espacios internos (mentales, emocionales y físicos), ampliamos rangos de movilidad y abrimos nuevas perspectivas. Nuestra forma de vivir, de pensar y de sentir se refleja en nuestro cuerpo, se somatiza. Ese hecho nos regala la gran oportunidad de conseguir en todos esos campos tanta mejora, trabajando sobre nuestro cuerpo físico.
 

Para desarrollar la capacidad de percibir primero el desequilibrio y luego ir cambiándolo en equilibrio se necesita tiempo y constancia. Vale la pena! Cuando empieza a cambiar la percepción de tu cuerpo, cambia también la percepción de tu entorno.

¿Por qué Yoga?

¿Cuáles son los puntos claves de Yoga o mejor dicho cual es la diferencia entre Yoga y deporte? 
 
Si vienes del mundo del deporte y ves por ejemplo una practica de Ashtangayoga te puede resultar muy artístico, algo que te atrae por los movimientos. Es una entrada en ese mundo bastante común. Empezando a practicar lo experimentas como un entrenamiento, incluso un entrenamiento intenso. Quizá te preguntas como lo hacen los practicantes de Ashtangayoga, que los movimientos son armónicos, que su respiración no se altera y que desprenden calma. 
 
En Ashtangayoga hablamos de TRISTANA, son tres enfoques principales: la respiración, el Dristhi (el enfoque de la mirada) y la postura. La respiración y el enfoque de la mirada son los puntos que marcan la diferencia entre deporte y Ashtangayoga. Sin esos dos, la serie se convierte en gimnasia, se mantienen los beneficios al nivel del movimiento, pero se pierde la posibilidad de ir más allá. 
 
Empezando con Yoga es quizá la primera vez que te enfrentas con conceptos de espiritualidad, te puede extrañar incluso te puede causar rechazo. Por eso dejo ese termino aparte. No es necesario nombrarlo. En Ashtangayoga trabajamos con un método que se llama Tristana. Mediante el Tristana puedes ir experimentando un entendimiento nuevo de ti mismo, cambiando tu forma de percibir el mundo interno y externo, desarrollando nuevos hábitos. 
 
La respiración es fundamental, con diferentes técnicas de respiración (lo llamamos Pranayama) puedes o alterar tu sistema nervioso o calmarlo. Los movimientos de la respiración masajean tus órganos, alargan la columna y corrigen su alineación. Sus sonidos utilizando la respiración Ujjayi, la respiración victoriosos o del océano, tienen un efecto muy calmante sobre tu mente y te ayudan a mantenerla enfocada. 
 
Con la respiración puedes observar si te estás sobre esforzando, por lo cual es un buen referente en conocer la intensidad adecuada para tu práctica. Todos los movimientos deberían ser una consecuencia de tu respiración, la coordinación entre los movimientos y la respiración puede ser un reto para ti y la primera barrera para entrar en tu practica de yoga. La respiración correcta es más importante y poderoso que una postura perfectamente alineada.
 
El Drishti, el enfoque de la mirada es la clave para educar a tu mente, para entender su mecanismo y poder cambiar patrones conscientes e inconscientes. Mantener la mirada solo en un punto entrena tu mente para mantener la concentración en un punto que tu eliges. Nuestra mente está acostumbrada a irse con cualquier punto de interés visual, nuestros ojos están escaneando todo el rato nuestro entorno, llevando el foco de atención al exterior, buscando información externa. Evitar esos movimientos oculares abrimos el paso a dirigir la atención hacia dentro, sin bajar la vigilia (lo que puede ocurrir con los ojos cerrados).
 
Hay diferentes Drishtis durante la práctica de Ashtangayoga, cada uno tiene algún beneficio añadido, pero de momento basta en entender la importancia del enfoque para poder entrar en un dialogo profundo con nosotros mismos.
 
El tercer pilar de Tristana son las posturas. Las dos primeras series de Ashtangayoga están diseñadas para sanar el cuerpo físico y/o mantenerlo en equilibrio. Hay un orden perfecto, sobre todo en la primera serie, que prepara tu cuerpo para ir trabajando cualquier rincón de tu cuerpo. Las posturas trabajan los puntos claves para desarrollar un equilibrio natural en todos los órganos, en el aparato esquelético y muscular. Guardamos todos en el cuerpo emociones, algunas conscientemente otros se esconden. Cada pensamiento, cada emoción deja una huella en nuestro cuerpo físico. Es fácil de que se crean desequilibrios cuales se reflejan en tu cuerpo y se manifiestan en forma de tensiones, dolores o una sensación de rigidez. Trabajando con esas zonas de tu cuerpo puede hacer mover esa energía guardada en tu cuerpo y puede provocar estados de ánimo totalmente inesperado. En cambio a la psicoterapia, en el yoga no es necesario entender el por qué detrás, no necesitamos traducir una emoción en palabras para ir resolviéndolo.
 

Ashtangayoga es uno de los mejores “Coachings” para ser quien eres, encontrando tus fortalezas, enfocándote en TU VIDA.

Clases de Yoga para todos los niveles en Almería

Clases de Yoga para todos los niveles en Almería

 

Comenzar una nueva actividad física siempre es un momento crucial para muchas personas, ya que dependiendo de cómo se afronte, de mano de qué tipo de profesional y cómo se inicie, puede determinar en gran medida que se realice de una manera más o menos apropiada. Esto sucede por ejemplo con disciplinas como el yoga, donde si se es primerizo, siempre es recomendable iniciarse de mano de un verdadero profesional, con varios años de experiencia en la práctica del yoga, que sepa guiar e indicar las sesiones, posturas y ejercicios más recomendados para cada tipo de perfil. 

La meta de las clases de yoga es lograr que se aúne el cuerpo con la mente, fomentando una meditación por medio de la respiración y diversas posturas y ejercicios, que ayuden a obtener una armonía perfecta en el día a día. Ya se sea un neófito del tema o se tenga una dilatada experiencia practicando esta disciplina, hay grandes profesionales que ofrecen una meditación guiada en Almería, que planifican las clases de yoga para todos los niveles, para que cada alumno pueda aprovechar cada segundo ésta recomendada práctica, que cada vez más se está haciendo un hueco dentro de las actividades más recomendadas para la salud. 

¿Qué beneficios tiene la práctica del yoga?

Practicar yoga siempre es una actividad recomendada en cualquier ocasión; sin embargo, siempre se recomienda ejercitarlo en lugares apropiados que inviten a la relajación del cuerpo y a la meditación de la mente, como las que ofrece un playa almeriense tan tranquila como la de Almadrabillas, en el sur del país. Unas clases de yoga en Almería enfocadas a que cada persona -sea cual sea su nivel y experiencial- aproveche cada sesión lo máximo posible, para que empiece a notar los resultados a los pocos días. 

En estas clases de yoga es posible aprender las más básicas posturas de yoga para principiantes, utilizando los mejores materiales y herramientas en un lugar privilegiado. Estas clases de yoga reportan grandes beneficios para el cuerpo y la mente, ya que no solo logran tonificar los músculos, articulaciones y extremidades, sino que también ayudan a mitigar dolores de cabeza, problemas de artritis o leves dolores y molestias ocasionadas por malas posturas o estirones. Además, el yoga para dolores de espalda es una de las opciones más recomendadas por los grandes resultados que se obtienen a los pocos días.

Clases de yoga para todo tipo de personas

La práctica del yoga es una actividad recomendada para todo tipo de edades y personas, que desean sacar el máximo provecho de esta disciplina milenaria. En estas clases de yoga en Almería es posible descubrir las posturas más recomendadas, desde el intenso Ashtanga Yoga Almería, con clases guiadas y personalizadas para todos los niveles, a sesiones más suaves donde poder fortalecer el cuerpo, los músculos y la mente. Las mejores clases de yoga en el sur de Andalucía, en una zona de única, que ayudan a incrementar la flexibilidad y a equilibrar el cuerpo y la mente de la manera más apropiada. 

Yoga para dolores de espalda

Yoga para dolores de espalda en Almería

 

En el día a día es habitual adoptar malas posturas y sobrecargar determinadas zonas del cuerpo como la espalda, ya sea por sentarse en el trabajo de una forma poco apropiada, adoptar unas posturas forzadas de cierta rigidez, haber dormido en una mala postura, o simplemente, por algo tan cotidiano como levantar un poco de peso o intentar alcanzar un objeto de una repisa. El dolor de espalda es uno de los más incipientes, que debe ser abordado con la máxima celeridad para evitar que éste se acreciente.

Una de las mejores formas más recomendadas por los profesionales de aliviar, y de paso prevenir fortuitos dolores de espalda, es la práctica de determinadas posturas de yoga, una práctica de gran popularidad, que ayuda a tonificar y equilibrar el cuerpo junto con la mente y la respiración, logrando aliviar los dolores de espalda y otros problemas de elasticidad corporal y muscular. 

En el sur de España, aquellas personas que desean una solución efectiva para aliviar los dolores de espalda, tienen en una excelente oportunidad de apuntarse a clases de yoga en Almería, unas sesiones encaminadas a conjugar la meditación con las mejores posturas de yoga para aliviar el dolor de espalda. 

Las mejores clases de yoga en Almería para quiene padecen dolores de espalda

A la hora de acudir a unas sesiones de yoga para contrarrestar los dolores de espalda es esencial contar siempre con los mejores profesionales del sector, además de practicar estas sesiones en un ubicación adecuada e envidiable como la que ofrece por ejemplo esta escuela de Ashtanga Yoga Almería, con el mar como testigo. Ya sea porque es la primera vez que se practica estos ejercicios, y se busca ejercitar clases de yoga para principiantes en Almería, o simplemente se quiere acudir a clase de yoga de gran calidad, estas sesiones se presentan como una excelente oportunidad de aprender, relajarse, meditar y aliviar el dolor de espalda.

Gracias a las clases de meditación guiada en Almería es posible disfrutar de unas sesiones de yoga de gran calidad, aptos para todos los niveles. Ejercicios y posturas tan variadas y populares como la de la vaca o la del gato, la del niño, la del perro hacia arriba o la de la cobra, impartidas por profesionales del yoga en la ciudad andaluza, ayudan a obtener grandes resultados en pocos días, tanto para aliviar los molestos dolores de espalda, como para incrementar la flexibilidad, la respiración o la energía, y tonificar los músculos de una manera realmente efectiva.  

Unas clases de yoga en Almería de gran calidad y envidiable junto a la Playa de Almadrabillas. Una ubicación que reúne todas las condiciones de tranquilidad, belleza y buen clima para que las sesiones de yoga se desarrollen de la mejor forma, ejercitando el cuerpo y elaborando posturas y acciones encaminadas a combatir los típicos dolores de espalda, que pueden ser aplacados y contrarrestados con las clases de yoga en Almería más recomendadas actualmente en la ciudad.

¿Cómo puede ayudarte practicar Yoga?

Practicar yoga con regularidad genera beneficios físicos. Aquí mencionamos seis de los más importantes.

 

Son tantos los beneficios que aporta el yoga a nivel físico, mental y emocional, que se dice que su práctica habitual puede cambiarnos la vida. En Yoga 8 te enseñaremos a tu ritmo, tenemos Yoga para principantes en Almería, Yoga intensivo Ashtangayoga, e incluso entrenamiento terapéutico con grandes beneficios y personalizado en Almería sólo para tí. Además, a medida que practiquemos durante más tiempo, alcanzaremos un profundo estado de bienestar y empezaremos a notar los beneficios que nos servirán de estímulo para seguir avanzando.

Poco a poco empezaremos a ser más conscientes no solo del cuerpo y la mente, sino de sus necesidades, lo que nos ayudará a comprender cuáles son las asanas (posturas) que nos vienen mejor en cada momento.

Practicar yoga con regularidad es una excelente forma de aliviar el estrés y las tensiones que acumulamos y que nos pasan factura tanto a nivel físico como mental. En este arítuclo nos centraremos en los beneficios físicos que podemos conseguir:

Mejora la respiración.

El yoga enseña a respirar correctamente. La respiración conocida como abdominal o diafragmática, que en la inspiración se inicia en el abdomen para continuar en la zona intercostal y terminar en la clavícula, y en la espiración sigue el recorrido a la inversa, incrementa la oxigenación de las células. Las asanas, combinadas con una respiración adecuada, mejoran la circulación sanguínea, lo que incide positivamente en el cerebro, órganos vitales y extremidades. Respirar de manera profunda y a un ritmo pausado equilibra el sistema nervioso, ralentiza el ritmo cardiaco y relaja los músculos.

Refuerza el sistema inmunológico

El yoga ayuda a reducir el nivel de cortisol, (la hormona relacionada con el estrés); está demostrado que unos niveles de cortisol elevados pueden provocar cambios de humor, aumento de peso, presión arterial alta, y problemas de sueño y digestivos, entre otros. Además, unos niveles altos de cortisol en sangre provocan cambios en el sistema inmunológico. Al incidir directamente en esta hormona, la práctica del yoga aumenta nuestra resistencia a enfermedades e infecciones.

Aumenta la flexibilidad

Uno de los primeros cambios positivos que se perciben al empezar a practicar yoga es el aumento de la flexibilidad, muy importante porque, entre otras cosas, ayuda a evitar lesiones. Es probable que en un principio el cuerpo esté rígido, lo que se percibe con más claridad en las torsiones, pero, con la constancia, estas posturas son las mejores aliadas para aumentar la flexibilidad. También es importante aumentar poco a poco el tiempo en el que se mantienen las asanas. Es fundamental cuidar la alimentación, que debe ser rica en minerales como el azufre y el magnesio y en grasas Omega 3.

A medida que aumenta la flexibilidad, desaparecen muchos de los dolores musculares provocados por las tensiones y por las malas posturas.

Mejora el equilibrio

Para conseguir equilibrio en las posturas, es necesario ejercitar es la conciencia sobre el cuerpo. Solo con una buena alineación se puede mantener un asana que requiera un cierto nivel de equilibrio. Cuando se practica yoga, es importante mantener la concentración en las sensaciones que produce cada postura, estando presentes en todo momento, y realizando las correcciones que sean necesarias para mejorar. A medida que se adquiera experiencia, el cuerpo aprenderá cómo con un pequeño ajuste se puede recuperar el equilibrio en una postura. A medida que mejora el equilibrio, también lo hace nuestra flexibilidad, ya que las articulaciones se benefician de este tipo de ejercicios.

Fortalece músculos y huesos

Tener una musculatura definida no solo mejora el aspecto físico, también protege los huesos, evita lesiones y previene enfermedades como la artritis; por si fuera poco, al mejorar la coordinación, se reducen las caídas en las personas mayores. El yoga ayuda a fortalecer los músculos pero, a diferencia del trabajo de musculación de los gimnasios, evita que se acumule ácido láctico en el cuerpo, lo que provoca fatiga y dolor, y no reduce la flexibilidad, tan importante para la práctica del yoga.

En cuanto a los huesos, esta demostrado que el yoga ayuda a reforzarlos y a frenar la pérdida de masa ósea. Además, es fundamental para prevenir lesiones y fracturas, sobre todo en personas con osteoporosis. Con el yoga se consigue mejorar la postura; además, incide en la salud de la columna vertebral, al obtener los discos que separan las vértebras los nutrientes necesarios.

Equilibra el Sistema Nervioso

Por último, el yoga estimula la relajación, hace más lenta la respiración y ayuda a equilibrar el sistema nervioso autónomo, compuesto por el sistema nervioso simpático (SNS) y el sistema nervioso parasimpático (SNP). El yoga activa el SNP, que favorece la relajación, reduciendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y facilita la recuperación en situaciones de estrés. Uno de los secretos del yoga documentado en numerosos estudios es que, al combinar posturas dinámicas con la relajación, resulta mucho más eficaz como herramienta para combatir el estrés que cualquier ejercicio de relajación que no vaya acompañado de ninguna otra práctica dinámica. De esta forma, además, se consigue mantener un equilibrio en el sistema nervioso.

Image
— Dirección
Club de Mar
Playa de Almadrabillas s/n,
04007 Almería
— Contacto